¿Es posible parar un procedimiento de desahucio por alquiler?

Parar desahucio por alquiler

Un proceso de desahucio frente a inquilinos consta de dos partes: declarativa y ejecutiva.

Parar el desahucio en la fase declarativa

La fase declarativa es todo lo que sucede desde que se presenta la demanda hasta que el juez toma su decisión (sentencia o decreto de archivo).

Una vez que se presenta la demanda por parte del arrendador o propietario, lo que puede hacer el inquilino es oponerse a la demanda o no hacerlo.

  • Si no se opone el juzgado va a emitir decreto de archivo dando la fase declarativa por terminada y ordenando el desahucio. Comenzaría en ese momento la segunda fase, que es la fase ejecutiva (el desahucio).
  • Pero si el inquilino se opone a la demanda, entonces tendrá que celebrarse juicio. Tras el juicio, el juez puede dar la razón al propietario, con lo que ordenaría el desahucio, dando comienzo en ese momento la segunda fase (la fase ejecutiva). Pero también puede que el inquilino gane el juicio, con lo que no habría desahucio.

Por tanto, dentro de la fase declarativa, el único modo que tiene el inquilino de parar un desahucio es ganando el juicio. Si gana el juicio no hay desahucio. Y si pierde el juicio se ordena el desahucio.

Ahora bien, hay alguna que otra manera de parar el proceso, pero provisionalmente, nunca de forma definitiva.

Me refiero a acciones como pedir justicia gratuita (que suele detener el proceso una media de 30 días), haber denunciado al propietario por vía penal por algún motivo (las denuncias penales paran el proceso de desahucio temporalmente hasta que se solucione la denuncia penal, siempre que haya relación directa entre la denuncia penal y el proceso de desahucio), etc.

Así, hay algunas acciones que pueden parar el proceso de desahucio temporalmente, pero antes o después el proceso continúa y, salvo que el inquilino gane el juicio, se terminará ordenando el desahucio. Y al ordenar el juez el desahucio, pasamos a la segunda fase (fase ejecutiva).

Puedo ayudarte

Soy abogado especialista en desahucios de inquilinos. Contacta conmigo e infórmate sin compromiso. Te ayudaré a recuperar tu vivienda o local comercial.

Contacta conmigo

Parar el desahucio en la fase ejecutiva

La fase ejecutiva empieza cuando el juez ha condenado al inquilino a ser desahuciado.

A partir de ese momento comienza la fase de ejecución, es decir, comienzan los preparativos para realizar el desahucio o lanzamiento (desahucio y lanzamiento es lo mismo, es decir, el acto por el que el juzgado quita la posesión de la vivienda al inquilino y se la entrega al propietario).

Normalmente la fecha de desahucio ya está señalada, pero si no lo estuviera se señalaría en este momento. Y llegado el día, se produciría el desahucio y el arrendador o propietario recuperaría su vivienda.

Bien, en esta fase el propietario puede parar el desahucio cuando quiera. En ese momento terminaría el proceso de ejecución y no habría desahucio.

Y también se puede parar si así lo acuerdan arrendador e inquilino. En ese momento terminaría el proceso y no habría desahucio.

Sin embargo, el inquilino no va a poder parar el desahucio de forma definitiva, sino que solo podrá alargar la llegada del día del desahucio. Pero nada más.

Es en esta fase donde más opciones tiene el inquilino de retrasar la llegada del desahucio, ejerciendo alguno de los derechos que le concede la ley.

Al igual que el propietario tiene el derecho a recuperar su vivienda, la ley concede determinados derechos al inquilino, y éste puede hacer uso de ellos a lo largo del proceso. Y al hacer uso de esos derechos, el proceso (fase ejecutiva) se detiene temporalmente, por lo que si llega el día del desahucio y el proceso está suspendido temporalmente por estar haciendo uso de sus derechos el inquilino, entonces se tendría que suspender el desahucio y ponerse una nueva fecha.

Así, los principales motivos por los que se termina retrasando el desahucio son:

  1. Por pedir el inquilino una prórroga (siempre y cuando la vivienda arrendada sea su vivienda habitual).
  2. Por informar los servicios sociales al juzgado que el inquilino está en situación de vulnerabilidad social.
  3. Por la existencia de menores de edad en la vivienda. Esta situación puede anunciarse por el inquilino antes del desahucio, pero también puede que no diga nada y si el día del desahucio el personal del juzgado ve que hay niños, suele pararse el desahucio y establecerse una nueva fecha.

Las dos primeras suspensiones a las que me he referido son por un mes. El problema (para el propietario) es que como la justicia es lenta, hay que volver a poner una nueva fecha de desahucio, pero como las agendas suelen estar copadas, resulta que al final el desahucio no es un mes después de la suspensión, sino que es frecuente que sea dos o tres meses después.

En cualquier caso, pese a que el inquilino puede lograr que el desahucio se demore un poco respecto a la fecha señalada, al final, antes o después, se terminará produciendo el desahucio.

¿Por qué deberías escogerme?
Experto en desahucios
Atención personalizada
Precio cerrado
Rápida respuesta
Te llamo gratis
Puedes llamarme al 644 49 88 00 o dejarme tu nombre y teléfono para que me ponga en contacto contigo .