Blog

Desahucio por Impago de Alquiler: la Guía Completa

Un proceso de desahucio por impago de alquiler es el proceso judicial al que tiene que acudir el arrendador o propietario de una vivienda o local para que el juez quite la posesión del inmueble al inquilino que no paga y se la devuelva al propietario.

Antes de interponer la demanda de desahucio es frecuente que el propietario haya intentado solucionar amistosamente el problema, pero aquí me voy a centrar en lo que ocurre desde que se interpone la demanda.

Leer artículo

El desahucio express contra inquilinos y okupas

El desahucio express o desahucio rápido es el tipo de desahucio más breve de los que tenemos en España. Y sirve tanto para viviendas como para locales.

Llamamos desahucio express al proceso de desahucio que se tramita por los cauces del juicio verbal (y no por el juicio ordinario, que es mucho más largo).

Así, se tramitarán como desahucio express las demandas de desahucio contra inquilinos (ya sea por impago de rentas o por finalización del contrato de arrendamiento) y también las demandas de desahucio frente a okupas.

Leer artículo

Tácita reconducción

La tácita reconducción es la nueva relación de arrendamiento que nace entre el arrendador y el inquilino cuando termina el contrato de arrendamiento inicial.

Leer artículo

Lanzamiento por impago del alquiler

Cuando un inquilino deja de pagar la renta, lo lógico es que el arrendador/propietario interponga demanda de desahucio por impago.

Y una vez puesta la demanda, lo lógico es que el juez condene al inquilino a desalojar la vivienda o local. Por tanto, el inquilino queda obligado a irse del inmueble.

Si el inquilino no se va voluntariamente, el siguiente paso es el lanzamiento (desalojo/desahucio).

Leer artículo

Consecuencias para el propietario si no va al juicio de desahucio por impago de alquiler

Son muchas las dudas que se dan acerca de las consecuencias de que el propietario/arrendador/demandante en un proceso de desahucio no acuda al juicio. Y es que acudir a juicio muchas veces es un engorro y supone una pérdida de tiempo muy grande para el demandante, así que el pensamiento de no acudir al juicio pasa por la cabeza de todo arrendador.

Pero, ¿es una buena idea no acudir?

Leer artículo