Qué pasa con el alquiler cuando muere el usufructuario

Qué pasa con el alquiler cuando muere el usufructuario

En este artículo te explico qué ocurre en el supuesto de que fallezca el usufructuario cuando este es el arrendador de la vivienda en lugar del propietario.

¿Qué es el usufructo?

El usufructo es una figura jurídica que concede a su titular (al usufructuario) el uso y disfrute de una cosa (en este caso de un bien inmueble).

De esa forma, el usufructuario puede alquilar la vivienda o el local que tiene en usufructo.

Como ves, esta figura lo que hace es que el usufructuario tenga derechos sobre el inmueble que ni incluso los propietarios de ese inmueble pueden arrebatarle.

Es decir, un inmueble puede tener un propietario y un usufructuario, y será el usufructuario quien tenga el uso y disfrute (quien pueda usarlo o alquilarlo a terceras personas) sin que el propietario pueda impedirlo.

Usufructo y contratos de arrendamiento de vivienda

Nos encontramos en el caso en que el arrendador no es el propietario de la vivienda, sino que el arrendador es el usufructuario.

En estos casos nos dice la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), en su artículo 13.2, que cuando muere el usufructuario termina el contrato de arrendamiento.

El artículo 13.2 solo se aplica a arrendamientos de vivienda habitual, y no a arrendamientos de locales.

Por tanto, cuando fallece el usufructuario, los propietarios pueden exigir al inquilino que les entregue la posesión de la vivienda dado que el contrato de arrendamiento se ha terminado.

Usufructo y contratos de arrendamiento de locales

Estamos en la misma situación, es decir, el arrendador del local (o nave industrial, o despacho profesional) no es el propietario, sino el usufructuario.

Para estas situaciones la LAU no dice nada, por lo que hay que acudir a la normativa subsidiaria, es decir, al Código Civil.

Y el Código Civil (CC) sí que regula esta materia.

En concreto, el artículo 480 CC, viene a decir que el usufructuario puede alquilar un inmueble a terceras personas, y añade que el arrendamiento terminará cuando termine el usufructo.

Y una de las formas de terminación del usufructo es el fallecimiento del usufructuario, tal y como nos dice el artículo 513.1º del Código Civil.

Conclusión

Como resumen, tanto los contratos de arrendamiento de vivienda como los de uso distinto a vivienda (locales, despachos, naves, plazas de garaje, etc) terminan en el momento en que fallece el usufructuario.

Es importante señalar que si en los siguientes 15 días a contar desde el fallecimiento del usufructuario, el propietario no pide al inquilino que se vaya del inmueble, entonces el contrato (que había terminado) se prorroga por tácita reconducción.

Por tanto, es importantísimo para el propietario que quiera recuperar la vivienda mandar un burofax al inquilino, antes de que pasen 15 días desde el fallecimiento, notificándole que debe desalojar el inmueble. Y ello porque si no lo hace perderá la opción de interponer demanda de desahucio por finalización de contrato.

¿Por qué deberías escogerme?
Experto en desahucios
Atención personalizada
Precio cerrado
Rápida respuesta
¿Eres propietario y quieres desahuciar a tus inquilinos?
Puedes llamarme al 644 49 88 00 o dejarme tu nombre y teléfono para que me ponga en contacto contigo.